Gestiona mejor tu tiempo



Hoy te traigo tres técnicas que a mi me funcionan muy bien para vencer la pereza (que tengo mucha) y ser más productiva a la hora de estudiar, trabajar o realizar cualquier tarea.
 Existe una teoría que dice que las personas tenemos diferentes picos de rendimiento a lo largo del día y que esos índices de actividad son diferentes en cada caso. Podemos clasificarlos en tres grupos:
  • ALONDRA: Son aquellas personas que tienen mas facilidad para madrugar, tienen mucha más energía por las mañanas y se concentran mejor durante las primeras horas del día. 
  • COLIBRÍ: Se encuentran en un punto medio entre los otros dos modelos. Son mucho más productivos en las horas centrales del día.
  • BUHOS: Mucho más eficientes durante la noche. Experimentan esos picos de actividad a partir de las últimas horas de la tarde y durante las horas nocturnas. Este cronotipo es un poco complicado si eres estudiante porque generalmente las horas de clase suelen ser por las mañanas.
No tienes por qué sentirte identificado/a con uno solo de los cronotipos, puede que en tu caso sea una combinación de varios de ellos. Lo que sí es interesante es que analices cuales son las horas del día en las que más energía tienes, más concentrado/a estás y mejor aprovechas el tiempo. 
De esa forma podrás distribuir las tareas a lo largo del día y concentrar las  más importantes o que necesitan toda tu atención en aquellos momentos en los que eres más productivo/a.
 Es una de las técnicas más conocidas para gestionar el tiempo y vencer a la pereza, aunque existen muchas variantes. Te cuento cómo me funciona a mi.
Muchas veces dejamos "para luego" pequeñas cosas que no nos llevarían más de un minuto si las hiciésemos en el momento pero que se pueden convertir en grandes tareas si se van acumulando. La regla del minuto nos dice que, cada vez que encontremos en nuestro día a día una de esas tareas, pensemos por un segundo si realizarla nos llevará más de un minuto, si la respuesta es NO, la hacemos inmediatamente, si es que SÍ, buscaremos un momento para poder hacerla después.
De esta forma venceremos la pereza porque sabemos que no nos va a llevar nada de tiempo y además evitaremos que se nos acumule el trabajo en otro momento.

Estas son algunas de las tareas que probablemente procrastinas* y que no llevan más de 60 segundos:
  • Colgar el abrigo en el armario (en lugar de dejarlo en la silla esa que tienes llena de ropa, sí, debajo de la montaña de ropa hay una silla)
  • Contestar ese email que te da tanta pereza
  • Fregar/meter al lavavajillas el plato que acabas de utilizar
  • Hacer una copia de seguridad 
  • Organizar los apuntes después de estudiar
  • Preparar la mochila/bolso para las clases del día siguiente

*Procrastinar:  postergación o posposición es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.
Si eres como yo y cuando dices "me pongo a estudiar a en punto" y te pasas dos minutos tienes que esperar a y media para redondear, este truco te va a ser muy útil.
Generalmente lo que más nos cuesta es empezar a estudiar porque se nos ocurren mil cosas mejores que hacer o porque estamos muy agusto en el sofá. Por eso si hacemos creer a nuestro cerebro que solo tiene que estar concentrado 15-20 minutos te costará menos ponerte a estudiar.

La idea es programar una alarma en el móvil por un periodo de tiempo más o menos corto (pueden ser 20 minutos, media hora, una hora...depende de ti). Durante ese periodo de tiempo solo podemos centrarnos en la tarea que estamos desempeñando.
Te darás cuenta de que en ese periodo de tiempo tan corto has sido mucho más productivo/a de lo que creías porque tenias poco tiempo para hacerlo y no lo podías alargar.
Cuando suene la alarma programas otro periodo de tiempo e intentas avanzar todo lo posible antes de que vuelva a sonar. Te aseguro que será mucho más fácil continuar porque ya estarás concentrado/a.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...